¡NO ES PAVO, ES TURQUÍA!
Si quieres que tus mensajes lleguen a entenderse correctamente en otros idiomas… ¡no lo tienes fácil!
Traducir es una de las acciones decisivas en tu estrategia comercial y a la que, en ocasiones, no se le presta toda la atención que requiere. No basta con hacer un buen texto y enviarlo a traducir… se necesita un trabajo previo y una revisión para que «Turkey» no se convierta en «Pavo», sino en «Turquía»….
Para obtener una 🅱🆄🅴🅽🅰 🆃🆁🅰🅳🆄🅲🅲🅸🅾́🅽, te damos estos 3 consejos que harán que los textos que recibas, transmitan tu mensaje, en el idioma que sea:
1. Créate un «Diccionario» de tus palabras clave, si es terminología específica, y envíaselo a tu traductor para que lo aplique. Así serás coherente en tu «vocabulario de marca», en tu branding.
2. No te desentiendas del proyecto, cuanta más relación tengas con el traductor, que te vaya preguntando el objetivo de cada mensaje, mejor será la calidad de tu traducción y más fiel a tu voluntad. Y si te gusta su trabajo, ¡sigue con él! Cuanto más estrecha sea vuestra relación, te conocerá mejor y los textos serán más brillantes.
3. Si tienes documentos de referencia, envíaselos al traductor, para que vea el estilo que tiene tu empresa.
Una mala traducción te puede cambiar tu mensaje. Déjalo en manos de profesionales.

Más artículos

Subscríbete a nuestra newsletter